Reseña: Agrícola

Agricola

En esta nueva entrada hablaremos de Agrícola, un juego de Devir. En este juego, tendremos que gestionar los recursos de una familia de ganaderos para conseguir, al final del juego, haber aprovechado al máximo nuestra parcela.

Este juego está pensado para entre 1 y 4 jugadores. Es un juego de gestión de recursos, en el cual tenemos que invertir los recursos de los que disponemos para sacar beneficios a corto, medio y largo plazo. En general, se clasifica como un juego de dificultad media-alta, pero mi experiencia me dice que las primeras partidas se hacen bastante duras. Cuando ya se entiende el funcionamiento del juego es bastante más fácil y fluido. Por eso, es muy difícil decir exactamente la duración del juego, aunque yo la situaría entre los 30 minutos estimados y los 90 minutos que podéis echar si es vuestra primera partida.

El juego se compone de fichas de distintos colores, un tablero general, tableros individuales, fichas de comida, animales y recursos y cinco tipos de cartas: de ronda, de adquisición menor, de adquisición mayor, de profesión y de mendicidad.

Las fichas son de cuatro colores y serán las que maneje cada jugador. Hay miembros de la familia (que en la versión antigua son discos y en la nueva monigotes con sombrero de los que personalmente estoy enamorada), vallas y establos.

Ahora, las cartas:

  • Las cartas de ronda son las que se pondrán en el tablero común boca abajo y las que nos irán dando recursos a medida que se vayan descubriendo.
  • Las cartas de adquisiciones (mayores o menores) son aquellos objetos que podemos equiparnos, bien desde nuestra mano o desde otro sitio, para darnos algún tipo de beneficio).
  • Las profesiones nos ayudan a realizar acciones en un momento determinado y nos dan otro tipo de beneficios.
  • Por último, las cartas de mendicidad nos dan puntos negativos, así que intentaremos evitarlas en la medida de lo posible.
tablero agricola

Inciso: sí, tantas cosas ocupan mucho espacio

¿Cómo se juega?

Como hemos dicho, el juego se compone de rondas. Cada ronda tiene tres partes más la posterior cosecha.

Al principio de la ronda, se descubre la carta de ronda. En esta carta aparecerá un nuevo animal, recurso o acción con el que podremos hacernos yendo a este lugar durante nuestra jornada laboral.

Posteriormente, se reponen todos los lugares que dan animales o recursos. Aquellos que no se hayan gastado se acumulan.

Finalmente, cada jugador manda a su mano de obra (es decir, los miembros de su familia) a realizar acciones o recoger animales o recursos.

  • Los recursos que pueden recogerse son madera, adobe, semillas, junco, piedra o comida. Nos servirán para acciones como construir, sembrar o dar de comer a nuestra familia.
  • Los animales los utilizaremos para dar de comer a la familia y poblar nuestras tierras (tablero individual)
  • Las acciones pueden ser construir (habitaciones para nuevos miembros de la familia, establos o vallas para guardar animales), procrear, jugar cartas, sembrar..

La Cosecha es un evento especial tras las rondas 4, 7, 9, 11, 13 y 14. En este momento tendremos que recolectar aquello que hayamos plantado, dar de comer a nuestra familia (o en el caso de no tener comida, mendigar) y ver si nuestros animales han procreado. Tras las cosechas se vuelve a levantar la carta de la siguiente ronda y se sigue jugando con normalidad, hasta la última cosecha, tras lo cual termina la partida.

Mis consejos

Antes de empezar a jugar, leed aunque sea por encima cómo conseguir los puntos de victoria. No tiene sentido tener 24 ovejas y ninguna vaca, por ejemplo, ya que los animales a partir de cierta cantidad no dan puntos extra.

Jugad con alguien que ya haya jugado alguna vez o que sepa cómo va el juego. Es bastante complicado y son muchas las cosas a tener en cuenta, así que si hay alguien con experiencia se hará todo mucho más llevadero.

Repartid las cosas para reponer. Cargar a una sola persona con todo el trabajo hace que se termine cansando del juego.

Combad. Combad mucho. Si veis que en vuestra mano hay dos cartas que se pueden combinar y puedes hacerte de oro, qué te digo yo, plantando trigo, planta trigo. Ya tendrás tiempo de realizar el resto de acciones.

Y, a la vez, vigila la partida. Aunque parezca un juego largo, se pasa volado.

Algo así es una parcela bien aprovechada y que dará bastantes puntos al final de la partida

Cosas buenas: Aquí os podría decir demasiadas, porque es un juego que aunque he jugado pocas veces me gusta muchísimo (¡me encanta la gestión de recursos!) aunque voy a intentar ser lo más imparcial posible. El juego visualmente es precioso, y aún más en la nueva edición. Las fichas son de madera y cartón, materiales buenos que hablan también de la durabilidad del juego a través del tiempo. La variabilidad en cómo se ponen las cartas de ronda y cuáles se reparten a la mano da al juego cierto grado de azar que, aunque es poco para influir en quién gana, hace que las partidas no sean siempre iguales. El hecho de poder jugar sólo contra el juego es un plus, sobre todo si no te enteras bien y quieres practicar para luego vacilar delante de tus amigos, o simplemente porque te apetezca una tarde de juegos de mesa y no tengas con quién.

Cosas malas: Ocupa mucho espacio. Y cuando digo mucho, es mucho. Coged esa mesa de las comidas familiares y quitadle los adornos si pretendéis jugar al agrícola. Contar los puntos es también un poco lioso, aunque lo peor pasa tras la primera partida.

Nota de Carmen: Un 8.5

Creo que no me dejo nada, pero si tenéis alguna duda estaré encantada de responderla en los comentarios.

Un saludo, ¡y hasta la próxima semana!

Bookmark : permalink.