Los ingenieros de NASA construirían una Estrella de la Muerte mejor que Darth Vader

El pasado 04 de mayo, coincidiendo con el juego de palabras “May the fourth”  los aficionados a la ciencia ficción celebraron una vez más el Día de Star Wars. Un peculiar homenaje a la saga de películas en la que internet se llena de curiosidades, anécdotas, se reúnen los seguidores y en resumidas cuentas se intenta pasar un día divertido alrededor de la serie galáctica. Incluso el año pasado los astronautas de la Estación espacial internacional se unieron a las celebraciones programando un atracón de cine y tacos.

Uno de los artículos más sorprendentes que han aparecido alrededor de este día de Star Wars se ha publicado en el Magazine del Smithsonian y muestra a Brian Muirhead, uno de los ingenieros jefes de la NASA, criticando al Imperio por la construcción de la Estrella de la Muerte…

Porque seamos sinceros: la Estrella de la Muerte fue un proyecto realmente chapucero, y lo peor es que los errores de la primera construcción se repitieron nuevamente en la tercera película de la saga. Un presupuesto desmesurado, un diseño poco o nada eficaz, por no mencionar sus evidentes carencias en seguridad, han convertido este satélite artificial en el ejemplo perfecto de lo que no debe hacerse en el espacio.

El propio Barack Obama desestimaba la petición de miles de ciudadanos de construir una estación imperial como en la película amparándose en tres sencillas premisas: Costaría 850,000,000,000,000,000 dólares, su administración se opone a la destrucción de planetas y sobre todo: ¿Qué sentido tiene gastarse esa enorme cantidad de dinero de los contribuyentes sabiendo que podría destruirla un solo hombre en una pequeña nave?

Ver fotos

Nuestra experiencia en la construcción de estaciones espaciales se ha basado hasta el momento en el mismo sistema que el Imperio ha utilizado para la Estrella de la Muerte. Lanzar al espacio todos los módulos y construirla desde cero es un proceso lento y especialmente caro. En la práctica sería tan caro que existen estudios que afirman que la construcción (y posterior pérdida) de no solo una, sino de dos plataformas espaciales de esas características hundiría la economía de toda la galaxia.

En lugar de este monumental estropicio espacial, lo que el ingeniero de la NASA propone suena mucho más lógico, eficaz y sobre todo barato: Utilizar un asteroide como soporte de la estación imperial.

Ver fotos

Y Brian Muirhead sabe de lo que habla, sin ir más lejos lleva trabajando en el JPL desde hace décadas y actualmente está a cargo de la Asteroid Redirect Mission de NASA, una misión que planea capturar y desviar de su trayectoria un asteroide por primera vez en la Historia.

 

El proyecto ARM consistiría en capturar un asteroide y desplazarlo hasta el punto de Lagrange L2 del sistema Tierra-Luna en donde permanecería estable para cualquier propósito, desde investigación básica, análisis de sus composición hasta, quien sabe si en un futuro, convertirlo en un satélite artificial.

Si todo transcurre con normalidad, y sobre todo si el presupuesto se mantiene, la misión sería lanzada en 2020 y tras su viaje hacia el asteroide elegido (se estima que se podría capturar uno de hasta 400 metros de diámetro) la nave alcanzaría el lugar elegido en otros cinco años por el módico precio de 1250 millones de dólares.

Visto en Yahoo Noticias

Bernardo dia Reya

Acerca de Bernardo dia Reya

¿Qué que soy sin la presidencia? Un genio, un millonario, un playboy, un filantropo... Sin contar que soy fan de los animes con humor absurdo de los 90, de los buenos juegos de mesa y de Nintendo.
Bookmark : permalink.