Le paran por exceso de velocidad y alega rotura de frenillo

Los Mossos d’Esquadra, así como cualquier otro cuerpo policial en carretera, podría escribir un libro de anécdotas con lo que ha visto en el interior de los vehículos y las excusas que sus conductores le han dado por ir demasiado rápido. La delicada avería de rotura de frenillo seguro que aún no la tienen.

Domingo por la mañana. Los Mossos d’Esquadra aguardaban el paso de los escasos coches que pasaban por una rotonda de Lloret de Mar (Girona) en una zona tranquila de urbanizaciones.

De repente, se aproximó una furgoneta a gran velocidad hacia la rotonda y los Mossos se pusieron en alerta. Les dieron el alto nerviosos, quién sabe si se trataba de unos peligrosos delincuentes.

Cuando pararon a su altura, los agentes les preguntaron a los tres jóvenes que iban en su interior por qué conducían tan rápido. Los tres se miraron y uno de ellos le dijo a los mossos mientras señalaba al copiloto, que por una cuestión amorosa el colega había tenido un ligero percance: “se ha roto el frenillo del prepucio follando con la novia”, le respondió.

La cara de asombro de los policías debió de ser de libro. ¿Rotura de frenillo? Aunque pueda sonar a una avería en el motor no se trataba de ninguna excusa. Enseguida vieron que el pantalón dejaba entrever la huella del percance y les permitieron continuar la marcha hasta el hospital de Blanes. Todavía tenía el joven copiloto unos siete kilómetros de sufrimiento.

Como dice un amigo, “en la vida por la puerta grande o enfermería”. Esta vez le tocó al torero del amor entrar por la puerta más dolorosa.

Leer más: Autobuild

Bernardo dia Reya

Acerca de Bernardo dia Reya

¿Qué que soy sin la presidencia? Un genio, un millonario, un playboy, un filantropo... Sin contar que soy fan de los animes con humor absurdo de los 90, de los buenos juegos de mesa y de Nintendo.
Bookmark : permalink.