La DGT obligada a descontar el margen de error de sus radares en las multas

Recientemente se ha dictado, por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla la Mancha (Sección 2ª), Sentencia en la que anula una multa de tráfico por exceso de velocidad, impuesta por la Jefatura Provincial de Tráfico de Murcia, por no haberse aplicado los márgenes de error del cinemómetro estipulados en la Orden ITC/3123/2010, de 26 de noviembre por la que se regula el control metrológico del Estado de los instrumentos destinados a medir la velocidad de circulación de vehículos a motor.

Es reseñable que son varios los organismos sancionadores como la DGT, el Gobierno del País Vasco o el Servicio Catalán de Tránsito, entre otros, los que llevan años imponiendo sanciones en materia de tráfico por exceso de velocidad de manera desproporcionada, ya que nunca aplican los márgenes de error del cinemómetro. Se está produciendo, de esta forma, una generalizada adulteración de las velocidades que se fijan en los controles de velocidad por radar, y la administración no hace nada para corregirlo.

Estos organismos se limitan simplemente a manifestar que los márgenes de error del cinemómetro  ya están aplicados en la velocidad medida, es decir, en la velocidad que aparece en la fotografía, cuando lo cierto es que no se aporta ningún elemento probatorio que acredite que los cinemómetros ya aplican los márgenes de error en la velocidad medida. En este sentido, la Sentencia indica “la siguiente cuestión que debemos discernir es si nos creemos la afirmación de la demandada de que al plasmarse la velocidad infractora en el correspondiente boletín, la deducción de márgenes de error ya está hecha, ajustándose a lo que establecen las normas de control y las verificaciones periódicas. A juicio de la Sala, es algo que solo tendría credibilidad si a la fotografía del vehículo en cuya parte superior aparece la pantalla del cinemómetro donde se plasma la velocidad detectada, se le restasen los márgenes del 5% o 7% reglamentarios y continúa “A la Sala no le cabe duda que esa velocidad fidedigna que sale en la pantalla del cinemómetro no es la real sino dentro de los límites del error admitidos ya que es lógico suponer que no existe una programación de los aparatos para que ya lleven inserto en sus cálculos tales márgenes cuando se les permite funcionar con ellos, o por lo menos esa corrección no consta. La consecuencia debe ser, pues, que si a esa velocidad de la pantalla no se le ha detraído el margen de error tolerable, el interesado y en este caso el Tribunal debe hacerlo por permitírselo la norma”.

También es destacable, aparte de la puesta en evidencia de la falta de diligencia de la DGT a la hora de no aplicar de los márgenes de error correctamente, la expresa condena en costas que impone el Tribunal a la misma, ya que los administrados se encuentran continuamente obligados a acudir a la vía judicial, con el correspondiente gasto económico adicional, para poder llegar a ver reconocido su derecho, y, en alguna ocasión, ni siquiera en este ámbito lo han visto reconocido, lo que vuelve a confirmar el claro afán recaudatorio de la Administración.

Visto en: Dvuelta

Bernardo dia Reya

Acerca de Bernardo dia Reya

¿Qué que soy sin la presidencia? Un genio, un millonario, un playboy, un filantropo... Sin contar que soy fan de los animes con humor absurdo de los 90, de los buenos juegos de mesa y de Nintendo.
Bookmark : permalink.